lunes, 30 de agosto de 2010

"LA INTERNACIONAL", DE OTTO GRIEBEL, CUMPLE 80 AÑOS

"La Internacional". Oleo sobre tela. 123x183 cm

Otto Griebel pintó "La Internacional", un extraordinario ejemplo del arte de la revolución proletaria, entre 1929 y 1930. El pintor llenó el lienzo con una representación de un número infinito de trabajadores de diferentes nacionalidades, para cantar juntos la "Internacional". Lo que diferencia esta obra del realismo socialista desarrollado por aquella época es el hecho de que el artista rehúsa a convertir sus figuras en héroes. No parecen optimistas, hay una cierta severidad en sus rostros y posturas. Griebel, desde 1919 miembro activo del Partido Comunista de Alemania (KPD), ilustra el ideal del partido por avanzar junto con el proletariado mundial: Sólo la solidaridad internacional de los trabajadores puede superar los abusos del capitalismo. Así que gráficamente alienta la lucha de clases. Griebel mismo se reconoce en la segunda fila, demostrando la solidaridad entre los artistas y los trabajadores, con la mano en el hombro del minero.

Griebel (1895-1972), como sus contemporáneos más famosos, George Grosz y Otto Dix, estaba interesado en los sucesos sociales y políticos. Como ellos, trabajó con los abusos, vicios y la corrupción social, que fue la materia con la que compuso su obra.

Griebel nació en Meerane, Sajonia. Empezó a estudiar diseño de interiores y pintura a los diecisiete años en una escuela local, y luego prosiguió sus estudios en Dresden hasta que se graduó.

En 1915, junto a su amigo Otto Dix, se ofreció como voluntario para ir a la guerra. En 1918, después de haber sufrido varias heridas graves, fue dado de baja.

En los complicados tiempos de paz que siguieron, combinó las actividades políticas con las artísticas, fundando una agrupación de soldados revolucionarios, afiliándose al Partido Comunista Alemán (KPD), y participando de las actividades del grupo dadaísta de Dresden.

En 1920, ya en Berlín se hizo amigo de George Grosz y John Heardfield. Durante toda la década del 20 militó y organizó diversas agrupaciones de izquierda, ayudando en la preparación de varios levantamientos de trabajadores. También trabajó como dibujante satírico para las publicaciones del KPD.

A pesar de su postura anti-sistema, expuso su obra regularmente en varias instituciones oficiales. En 1929 participó en la exposición Neue Sachlichkeit (Nueva objetividad) en Amsterdam; ese mismo año comenzó a tener dificultades con el gobierno de la República de Weimar y fue juzgado por insultar a los militares.

En 1933, luego del ascenso de los nazis al poder, las cosas empeoraron, fue arrestado por la Gestapo, siendo liberado poco después, gracias a las protestas de los artistas. Sin embargo, se le permitió trabajar como curador en el Museo de Higiene de Dresden. Pero en 1937 su obra (junto con el de muchos otros artistas) se retiró de las instituciones alemanas, y luego varias de ellas se exhibieron en la muestra de arte "degenerado" que recorrió toda Alemania.

En 1939, poco antes de la guerra, fue nuevamente reclutado y enviado a Polonia. En 1943 ayudó a veinte prisioneros judíos escapar del gueto de Tarnow. Poco después desertó y no se supo de él hasta la caída de Berlín.

Durante 1945, la mayor parte de la mejor obra de Griebel fue destruida por los bombardeos aliados en Dresden.

Otto Griebel fue profesor de pintura y director de la escuela de arte de Dresden, en Alemania Oriental (RDA), durante los años ’50 y ’60. Se mantuvo activo como pintor hasta 1966, en que una dura enfermedad le impididió trabajar.