sábado, 13 de febrero de 2016

"LIBERACIÓN. EL ASALTO FINAL", 5ª PARTE DE LA PELÍCULA SOVIÉTICA SOBRE LA BATALLA DE BERLÍN

Título original: Osvobozhdenie (Liberation)
Año: 1969
Duración: 487 min.
País: Unión Soviética (URSS)
Director: Yuri Ozerov, Julius Kun
Guión: Yuri Ozerov, Yuri Bondarev, Oskar Kurganov
Música: Yuri Levitin
Fotografía: Igor Slabnevich
Reparto: Vladimir Samojlov, Jan Englert, Fritz Diez, Barbara Brylská, Daniel Olbrychski, Mikhail Ulyanov, Vasili Shukshin, Vladimir Korenev, Anatolij Kuznecov, Alexej Smirnov, Franciszek Pieczka, Pyotr Glebov, Anatoli Romashin, Vladimir Zamanskij, Iren Azer, Eduard Izotov, Hardy Krüger
Productora: Coproducción URSS-RDA; Mosfilm / Deutsche Film (DEFA)
Sinopsis: Epopeya bélica contada en cinco partes que, en su época, se consideró como la respuesta soviética a la película norteamericana "El día más largo" (The Longest Day, 1962), producción de la Fox que narraba el desembarco de las tropas aliadas en Normandía. "Liberation" cubre las victorias más importantes del ejército soviético en la II Guerra Mundial, incluyendo la batalla de Kursk y la batalla de Berlín, el asalto al Reichstag, y la colocación de la bandera roja sobre sus ruinas.


Si la victoria soviética en la batalla de Stalingrado decidió el viraje del curso de la guerra, la batalla ocurrida en el llamado Arco de Kursk reveló el desarrollo alcanzado por el ejército soviético y su victoria representó el inicio de la ofensiva soviética para la liberación de Europa de las hordas imperialistas nazis que culminó con la entrada triunfante del ejército rojo en Berlín. Esta película describe los hechos ocurridos durante este periodo en cinco partes:

1- El arco de Fuego.
2- La ruptura
3- La dirección del ataque principal
4- La batalla por Berlín
5- El asalto final

Esta película revelará al público medio occidental, contaminado por las falsificaciones históricas burguesas, los acontecimientos reales que hicieron posible la liberación de Europa y permitirá apreciar la heroica lucha llevada a cabo por el pueblo soviético con los comunistas y konsomoles al frente en la ofensiva antihitleriana que permitió la derrota definitiva del nazismo.

VER PARTE 5, SUBTITULADA AL CASTELLANO:



Watch LIBERACION - PARTE 5.avi in Educativos e Instructivos | View More Free Videos Online at Veoh.com

viernes, 12 de febrero de 2016

SE ESTRENA EN ESPAÑA "EL BOTÓN DE NÁCAR", DOCUMENTAL DE PATRICIO GUZMÁN

El botón de nácar
Dirección: Patricio Guzmán
Nacionalidades: Chile y España
Año: 2015
Fecha de estreno: 12-02-2016
Duración: 82 min.
Guión: Patricio Guzmán
Simopsis: “El botón de nácar” se sitúa en la Patagonia, tierra de aguas errantes, archipiélago más grande del mundo. Un pequeño botón es el único rastro, el único vestigio, el único resto de miles de chilenos arrojados al mar durante la dictadura de Pinochet.

La voz del cineasta es el hilo conductor de un relato que reflexiona sobre el agua y el cosmos, con imágenes que parten desde el desierto de Atacama, en el norte del país, para llevar al espectador a la Patagonia Occidental, en donde se hunde la cordillera de los Andes, en el sur, en el agua y el hielo. Guzmán habla de un país que tiene la costa más larga al Pacífico -de más de 4.000 kilómetros de largo-, que en los libros escolares aparece dividido en tres: norte, centro y sur.

El sonido del agua y las imágenes de los glaciares de extraordinaria belleza le dan pie al realizador de “Nostalgia de la luz” para hablar de los pueblos aborígenes y nómadas que habitaban esas remotas regiones hace siglos, que vivían del mar y fueron exterminados por los colonizadores. El cineasta halló unas mil fotografías de esos antiguos pobladores en un archivo etnológico alemán, el Anthropos Institut en Sankt Augustin, cerca de Bonn. Entre esas imágenes encontró a algunos de los sobrevivientes siendo jóvenes, que aparecen ante la cámara mayores, entre ellos a una mujer que dice no sentirse chilena sino kawésqar. El cineasta destacó que sin esas imágenes no hubiera podido hacerse el documental.

En el hilo del relato, Guzmán afirma que durante la dictadura de Pinochet entre 1.200 y 1.400 personas fueron lanzadas al oceáno desde helicópteros, entre ellas Martha Ugalde, cuyo cuerpo arrojó la corriente marina a la costa. “Fue cuando los chilenos comenzaron a sospechar que el mar era un cementerio”, cuenta Guzmán en el relato. El documental muestra el testimonio de uno de los pilotos de esos helicópteros que reconoce que ése fue el día más difícil de su carrera, cuando se dio cuenta que lo que estaban haciendo era un delito.

En sus investigaciones sobre cómo lanzaban a los disidentes al mar, el cineasta muestra al espectador que ataban a los cadáveres un riel de hierro, envolviéndolo todo en plástico y sacos de yute. Un buzo chileno buscó a las víctimas 40 años después y encontró varios rieles en el fondo marino. Un riel tenía un botón adherido, lo único que quedó de la víctima.

VER TRAILER:


jueves, 11 de febrero de 2016

LA TENDENCIA INCONFORMISTA


Un amplio grupo de escritores españoles ha coincidido en señalar que tras la crisis ni los valores ni los acuerdos de la Constitución de 1978 sirven para responder a las nuevas inquietudes

En 2014 una pequeña editorial navarra, Alkibla, puso en marcha Te cuento, una colección que perseguía reescribir, a la luz de los nuevos y angustiosos tiempos, los cuentos clásicos. Ni la edulcoración ni los tópicos servían para dar la medida justa de la realidad. Tampoco en los cuentos. Sus directores, Carolina Martínez y el fotógrafo Clemente Bernard (autor de los excelentes reportajes que acompañan cada volumen), encargaron la revisión a autores comprometidos con el nuevo espíritu transformador inaugurado en 2008 tras la recesión mundial. En el catálogo están algunos de los principales escritores de esta tendencia inconformista.

Isaac Rosa (Sevilla, 1974) convirtió a El flautista de Hamelín en un político neoliberal que emprende la limpieza racial de su pueblo con argumentos que suenan familiares. Belén Gopegui (Madrid, 1963) se convierte en la “justiciera de los cuentos” y arremete contra el Andersen cruel de Las zapatillas rojas. Marta Sanz (Madrid, 1967) reinventa una Blancanieves en la que el espejo de la madrastra, harto de escuchar mentiras, se revuelve contra la tradición manida; José Ovejero (Madrid, 1958) revive la tragedia de los sin papeles en La Sirenita, y el poeta Juan Carlos Mestre junto al politólogo Juan Carlos Monedero, entre otros, recrean, en un estilo profundamente lírico, La Cenicienta.

La indignación, la resistencia y el inconformismo, representados en los movimientos populares que culminaron en el 15M, no solo alteraron los conceptos políticos y pusieron contra las cuerdas el bipartidismo alentado por la Constitución de 1978 sino que también cambiaron los postulados morales e ideológicos de buena parte de la cultura española. La literatura, en concreto, volvió a las barricadas. La resignación y la docilidad emanadas del estado del bienestar atribuido a la Transición no servían para afrontar los tiempos convulsos abiertos a partir de la quiebra de Lehman Brothers, en septiembre de 2008, el estallido en España de la burbuja inmobiliaria y el río de víctimas que dejó a su paso.

La crisis económica, aliada a los intereses de las minorías y de los grandes grupos financieros, zarandeó muchos de los postulados pactados en la Transición. Fue una toma de conciencia colectiva que obligó a revisar los viejos axiomas. La extensión aniquiladora del desempleo probó que el derecho al trabajo era un deseo especulativo; los miles y miles de desahucios, que las atribuciones constitucionales de una vivienda digna eran pura filfa; que el derecho a la enseñanza y a la sanidad gratuita y universal corrían grave peligro por la tendencia indisimulada a la privatización de las políticas neoliberales. Y que las garantías constitucionales sobre la libertad y la seguridad, e incluso sobre la difusión libre de ideas y pensamientos, quedaban mermadas en la práctica si se convertían en principios vicarios de la economía.

Aunque no existe una novela crítica sobre la Transición, un amplio grupo de escritores españoles coincidió en que ni los valores ni los acuerdos de la Constitución de 1978 servían para responder a las nuevas inquietudes.

Pablo Gutiérrez (nacido en Huelva, precisamente en 1978) reconstruyó la fractura de la economía mundial y las consecuencias que desató sobre las clases medias en una novela clave, Democracia, publicada por Seix Barral en 2011. Gutiérrez reconstruye, a lo largo de cuatro años, la tragedia de un parado común, encadenado de por vida a una hipoteca que no puede pagar y golpeado por las fracturas de los derechos sociales.

No fue el único que convirtió en material literario desde su origen el huracán de la crisis. Alberto Olmos, nacido en Segovia en 1975, el año en que los historiadores fijan el inicio de la Transición, se sumó también en 2011 a la corriente crítica con Ejército enemigo (Mondadori), un artefacto contra la impostura que esconde la solidaridad, que fue destacado como una de las novelas del año. Autor poco complaciente con las clasificaciones simplistas, Olmos volvió en 2014 a la carga con Alabanza, un relato que anticipa un mundo donde la literatura ya no existe.

Pero la llamada, con ánimo simplificador, literatura de la crisis no era nueva ni se circunscribía a una preocupación temporal. Tenía una procedencia identificada —la escritura del compromiso, representada por el gran Rafael Chirbes, cuya novelas Crematorio y En la orilla coincidieron en los escaparates con las de los autores más jóvenes— y las circunstancias que la hicieron reverdecer no eran transitorias. El inconformismo o la sublevación patentes en buena parte de la literatura española a partir de 2008 no eran una preferencia argumental o esteticista, sino un reflejo de la calle y de la pesadumbre que la crisis económica había incrustado en la sociedad. Había que rebelarse contra las ideas recibidas y contar lo que pasaba en la calle.

El citado Isaac Rosa es otro de los autores medulares del fenómeno. Escribió, entre otras, dos novelas de gran alcance: La mano invisible (Seix Barral, 2011), un relato sobre la deshumanización del mundo laboral favorecida por el desempleo, y La habitación oscura (Seix Barral, 2013), un recuento muy crítico de una generación, la del autor, desarbolada por los maremotos económicos.

“La Constitución”, reflexiona Rosa en uno de sus habituales artículos, “no era ni tan buena como dicen sus defensores, ni tan mala como sostienen sus detractores. Salvo algunos puntos blindados (la monarquía, por ejemplo, aunque ese es un tema que no contemplan hoy los principales partidos), era un texto muy abierto a interpretación. Lo decisivo estos años ha sido la correlación de fuerzas sociales y políticas. De haber sido otra, aquel texto del 78 servía para convertirnos en una Suecia sin cambiar una coma, pero no fue así, y lo que algunos creyeron un suelo, acabó siendo un techo en ciertos temas”.

Marta Sanz es otra de las grandes referencias de la novela del descontento con una bibliografía amplia y reconocida. En Daniela Astor y la caja negra (Anagrama, 2012) tomó el toro de la Transición por los cuernos y revisó con qué mimbres fue construido el nuevo modelo de mujer. Frente a los aspectos en apariencia liberadores —el fin de los antiguos y más opresivos tabúes— Sanz revela el coste de la transformación: la conversión de la mujer en una mercancía erótica al servicio de la mercadotecnia.

Daniela Astor… es una novela sobre la Transición que procura no usar la nostalgia como artefacto que reduce el pasado a eufemismo”, sostiene Sanz en una entrevista. “Estoy de acuerdo en que en esta novela hay una lectura crítica de la Transición española que, para ser eficazmente crítica, debía poner también en tela de juicio las formas ideológicas y los géneros de prestigio que se inauguran en dicho periodo histórico”.
Belén Gopegui no puede faltar tampoco en esta sintética enumeración que incumbe, aunque no se citen, a otros muchos autores que se han ido incorporando a la novela de las trincheras. Desde 2009 ha publicado Deseo de ser punk (Anagrama, 2009), Acceso no autorizado (Mondadori, 2011) y El comité de la noche (Penguin Radom House, 2014).

Rafael Reig, autor de Un árbol caído (Tusquets, 2015), un áspero relato sobre la Transición; el editor y crítico literario Carlos Pardo; el andaluz Daniel Ruiz García o Gonzalo Torné, autor de Divorcio en el aire, son otros nombres de la narrativa de la revuelta, que también ha puesto en circulación ensayos como No tan incendiario (Periférica, 2014) de Marta Sanz; La novela de la no-ideología (Tierradenadie, 2013) de David Becerra; Un pistoletazo en medio de un concierto (Editorial Complutense, 2008) de Gopegui, o El asco indecible (Pamiela, 2013) de Miguel Sánchez-Ostiz. Un movimiento (o como se llame) que habría sido diferente sin la colaboración de editores como Constantino Bértolo desde Caballo de Troya.

Pero la marea de la disconformidad continúa, no se ha agotado, quizá porque la crisis ya es un endemismo malsano, porque la literatura inconformista siempre ha estado viva o porque la rebeldía es consustancial al trabajo creativo.

Alejandro V. Garcia

Fuente: Mercurio, nº 178 (Febrero 2016)

miércoles, 10 de febrero de 2016

LA TEORÍA MARXISTA DE LAS CLASES SOCIALES Y EL ESTADO. CRISIS, CLASES SOCIALES Y ESTADO PERIFERIA EN ESPAÑA


Cursos de Formación Continua de la UCM “Materialismo Histórico y Teoría Crítica”

El próximo 15 de febrero comienza el tercero de los Cursos de Formación Continua de la UCM “Materialismo Histórico y Teoría Crítica” que la FIM y el EMUI imparten en el Edificio Histórico de la UCM. Después del importante éxito de los cursos anteriores, en este tercero el tema central se dirige a analizar la teoría marxista de las clases sociales y el estado.

Dos son los objetivos centrales del curso. En primer lugar, el curso se dirige a dotar de herramientas básicas del análisis marxista de los conceptos de clases sociales, de la clase trabajadora hoy y de las relaciones entre marxismo yel movimiento obrero y entre género y clases sociales, así como de la teoría marxista del estado, el derecho y los debates del constitucionalismo contemporáneo. En segundo lugar, se toma como estudio de caso el análisis de las clases sociales y del estado en el marco del capitalismo español.

El curso consta de ocho sesiones a desarrollarse entre el 15 y 18 y el 22 al 25 de febrero, clases que se impartirán en el EMUI, Calle San Bernardo nº 49 de 17 a 20 horas.

Los cursos cuentan con el reconocimiento por parte de la UCM de 2 ETCS y certificado oficial, siendo su precio de matrícula de solo 30 euros.

Las inscripciones pueden hacerse desde el siguiente enlace de la UCM: https://www.ucm.es/emui/llp

Más información en el teléfono de información de los cursos +34 91 394 6625, 6623 o en los correos: info@fim.org.es o infoemui@ucm.es

PROGRAMA DEL CURSO

15 de febrero. Clases, poder político y marxismo. Juan Trías, Catedrático de Historia de lasideas políticas y de los movimientos sociales de la UCM.

16 de febrero. Movimiento obrero y el sindicalismo en la actualidad. Juan Carlos Asenjo, Coca Cola en Lucha; Beatriz Molino, Vodafone en Lucha y José Alcazar, Los 8 de Airbus.

17 de febrero. La clase obrera en la España de hoy. José Daniel Lacalle, ingeniero, sociólogo del trabajo y ex director de la FIM.

18 de febrero. Sexo, género y clase. Eva Palomo, Doctora e investigadora de la URJC.

22 de febrero. La Teoría marxista del estado. Antonio García Santesmases, Catedrático de Filosofía Política de la UNED.

23 de febrero. Marxismo, derecho y el constitucionalismo contemporáneo. Carlos González Penalva, Consejo Científico de la FIM.

24 febrero. El Estado como sujeto revolucionario. Santiago Armesilla, Doctor en Economía de la UCM e Investigador del EMUI-UCM.

25 febrero. El papel del Estado en la economía capitalista. Un análisis de clase de los Presupuestos Generales del Estado. Javier Navascués, Ingeniero y Profesor de Organización de la Empresa de la Universidad de Sevilla.

lunes, 8 de febrero de 2016

CEMENTERIO DE LOS MÁRTIRES DE LONGHUA, EN SHANGHAI


CEMENTERIO DE LOS MÁRTIRES DE LONGHUA

Este cementerio de Shanghai honra a todos aquellos que cayeron por la causa comunista antes de la proclamación de la República Popular China en 1949.

Un pabellón conmemorativo se alza en el centro del cementerio y numerosas estatuas salpican el parque. El cementerio ocupa el antiguo campo de ejecución del Partido Nacionalista, donde Chiang Kai Shek ordenó la ejecución de centenares de comunistas.

Liberación de Shanghai

Jóvenes héroes

Independencia, democracia, liberación, construcción

Independencia, democracia, liberación, construcción 


 Soldados y civiles luchando en la misma trinchera

 Victoria

Interior del pabellón conmemorativo

"La vanguardia de la revolución", de Qi Zhiao

"Voluntarios"

Interior del pabellón conmemorativo

domingo, 7 de febrero de 2016

"LA GUERRA", TRÍPTICO DE OTTO DIX


La Guerra (tríptico)
Otto Dix
1929-32
Técnica mixta sobre madera
Retablo central: 204 x 204 cms.
Retablos laterales: 204 x 102 cms.
Predella: 60 x 204 cms.
Gemäldegalerie de Dresde

Otto Dix , pintor expresionista alemán, estudió en Dusseldorf y Dresde en la Academia de Bellas Artes llegando a ser profesor de la última. A los 23 años participó en la Primera Guerra Mundial, como voluntario, para no perderse de esa experiencia. Asimismo lo consideraron muchos de sus contemporáneos que vivieron la guerra llevando a Nietzsche en sus mochila. El empacó material para documentar su estancia en el conflicto. 

La lección de experimentar la guerra, fenómeno natural, fue amarga. Dix asimiló los horrores de sus días vividos en las trincheras ilustrandolos en una serie de 50 grabados. Aprendió la técnica del aguafuerte lo cual le posibilitó expresar esas “oscuridades de la vida” de su experiencia como soldado. Con las ilustraciones se pronunciaría, además, en forma antiimperialista y antibélica denunciando con ellos las atrocidades de la guerra, 1914-1918. Arte político.

La obra

Cuando Dix pinto el óleo se desempeñaba como profesor en la Academia de Artes, Dresde. En la obra La Guerra, cuyos antecedentes radican en La Trinchera[1], trabajó muchos años con el objetivo de resumir su vivencia en el combate y de presentarla en forma objetiva. Con ella culmina sus atormentados recuerdos vividos en el frente.

La escena del retablo izquierdo muestra un pelotón de soldados sin rostro, en su mayoría, que emergen de la niebla y marchan lejos del espectador. Solo a dos de ellos vemos de perfil que se miran a los ojos. Los combatientes se desvanecen en un banco de nubes al fondo del cuadro, avanzando hacia el infortunio, al campo de batalla. La niebla simboliza lo incierto y también puede aludir a gas venenoso utilizado por primera vez en Ypres, Bélgica 1915.

En el cuadro derecho observamos un herido que es sacado, por su colega, de una batalla campal llena de cadáveres. Es una zona deformada por cráteres de bombas y que aún arde en llamas. El lesionado es llevado con fuerza obstinada, casi a rastras, por el propio pintor que nos comtempla con cara deshumanizada.

El panel central del tríptico expone el resultado de la refriega: En un cráter, provocado por el impacto directo de un explosivo y que otrora fuera un refugio, se encuentran caídos y lesionados. El resguardo se convierte en una fosa común en donde solo un miliciano permanece erguido. Aquí ya no se pone en ejecución una acción militar. Es un primitivo paisaje de la Guerra total que encierra cuerpos destrozados, árboles carbonizados, ruinas, cenizas.

Estilo y representación

Otto Dix utiliza el tríptico secular como un portador visual en donde une varias escenas. De esta manera la narración progresiva es posible en el eje del tiempo valiéndose de los mismos protagonistas.

La pintura en tres hojas para altares se usaban, también ahora, para culto o adoración. Eran de de caracter público y estaban relacionada con Dios. Las obras de arte seglares modernas operan de igual manera con la diferencia que éstas últimas pertenecen al campo del Museo de Arte. Este género actual estimula al visitante al diálogo, a descubrir y experimentar otros elementos que para algunos esta vedado.

Muchos museos que acogen cuadros de prestigio transforman el ambiente de sus salas en un espacio devocional o un lugar de peregrinación. Ante el cuadro de Picasso Guernica no cesa la oleada de visitantes en Madrid.

Consideraciones significativas

Para leer el retablo de Dix y sus categorías de contenido significativo vale considerar, en primer lugar, la dimensión profunda de contenido en el ramo: Miedo, temor. En este sentido el cuadro La Guerra se clasifica en la tradición de representación catastrófica vivida en carne propia. En las pinturas antiguas eran mas que todo escenificaciones inventadas como la serie de grabados del Apocalipsis de Durero. También recordemos La Masacre de Chios de Delacroix (1824) o el Hundimiento del Titanic (1912) de Beckmann.

La elección del tríptico indica la posibilidad de que el pintor se valió también de los principios históricos de estilo. El Altar de Isenheim del pintor Grünewald, sin olvidar las creaciones de El Greco y Goya, se convirtió para Dix en el modelo artístico a seguir. Estos marcos de referencia lo fueron también para muchos creadores del siglo XX.

Si proferimos acerca del aspecto simbólico de la obra, la interpretaremos como una parábola atribuida al tiempo de Dix. A principios del Siglo XX hubieron creaciones que con frecuencia enmarcaban cuatro áreas temáticas: Miedo, disturbios, dolor y sentir religioso. De este modo el artista nos expone La Guerra como el ciclo de la pasión cristiana desglosada en cuatro fragmentos: Cruz a cuestas, Crucifixión, Descendimiento y Sepultura.

En oposición a la deducción anterior el altar se entiende como el encuentro de la muerte con los vivos: Danza Macabra.. La muerte es incalculable, conduce al hombre al óbito sin preguntarle si está dispuesto para expirar.

Y para contradecir las interpretaciones anteriores se ha señalado que los retablos, leídos de derecha a izquierda, manifiestan las etapas del día: La mañana, el mediodía, la tarde y, abajo en la Predella, la noche.
Hemos observado diversas apreciaciones de las cuales al sentir religioso parece llevar mayor peso alusivo y que sobre ello concluiré. Detengámonos un segundo más en la escena del retablo central que describe el suplicio, patíbulo y calvario del soldado. Un gólgota, cúspide del martirio, que demuestra los escombros de la guerra con un Cristo decapitado ceñido por un alambre de púas, expuesto abajo a la izquierda. Otra alusión al hijo de Dios se le atribuye a la figura envuelta en harapos suspendida en una barra. Su mano descarnada exhorta a la efigie, de piernas perforadas que apuntan hacia el cielo violáceo, a la resurección.
Para el pintor, la mano crispada simboliza la culminación trágica de una de las Pasiones en donde el pensamiento sobre la Resurrección está descartado. La ilustración sobre el pasaje bíblico está ausente en el tríptico de Otto Dix.

Fuente: De Dresde

[1] Obra terminada en 1923 origina un escándalo artístico y mucha sensación en esa época.
Debido al “emocionante material para visitas sensibles“ tuvo que colocarse tras una cortina.
En el período del Nacionalsocialismo fue calificada como Arte Degenerado (Entartete Kunst).
Se presumió su quema en 1939, sin embargo fue vendida por 200 dólares en 1940 y desde entonces desaparecida

sábado, 6 de febrero de 2016

"LIBERACIÓN. LA BATALLA POR BERLIN", 4ª PARTE DE LA PELÍCULA SOVIÉTICA SOBRE LA BATALLA DE BERLÍN

Título original: Osvobozhdenie (Liberation)
Año: 1969
Duración: 487 min.
País: Unión Soviética (URSS)
Director: Yuri Ozerov, Julius Kun
Guión: Yuri Ozerov, Yuri Bondarev, Oskar Kurganov
Música: Yuri Levitin
Fotografía: Igor Slabnevich
Reparto: Vladimir Samojlov, Jan Englert, Fritz Diez, Barbara Brylská, Daniel Olbrychski, Mikhail Ulyanov, Vasili Shukshin, Vladimir Korenev, Anatolij Kuznecov, Alexej Smirnov, Franciszek Pieczka, Pyotr Glebov, Anatoli Romashin, Vladimir Zamanskij, Iren Azer, Eduard Izotov, Hardy Krüger
Productora: Coproducción URSS-RDA; Mosfilm / Deutsche Film (DEFA)
Sinopsis: Epopeya bélica contada en cinco partes que, en su época, se consideró como la respuesta soviética a la película norteamericana "El día más largo" (The Longest Day, 1962), producción de la Fox que narraba el desembarco de las tropas aliadas en Normandía. "Liberation" cubre las victorias más importantes del ejército soviético en la II Guerra Mundial, incluyendo la batalla de Kursk y la batalla de Berlín, el asalto al Reichstag, y la colocación de la bandera roja sobre sus ruinas.


Si la victoria soviética en la batalla de Stalingrado decidió el viraje del curso de la guerra, la batalla ocurrida en el llamado Arco de Kursk reveló el desarrollo alcanzado por el ejército soviético y su victoria representó el inicio de la ofensiva soviética para la liberación de Europa de las hordas imperialistas nazis que culminó con la entrada triunfante del ejército rojo en Berlín. Esta película describe los hechos ocurridos durante este periodo en cinco partes:

1- El arco de Fuego.
2- La ruptura
3- La dirección del ataque principal
4- La batalla por Berlín
5- El asalto final

Esta película revelará al público medio occidental, contaminado por las falsificaciones históricas burguesas, los acontecimientos reales que hicieron posible la liberación de Europa y permitirá apreciar la heroica lucha llevada a cabo por el pueblo soviético con los comunistas y konsomoles al frente en la ofensiva antihitleriana que permitió la derrota definitiva del nazismo.

VER PARTE 4, SUBTITULADA AL CASTELLANO:



Watch LIBERACION - PARTE 4.avi in Educativos e Instructivos | View More Free Videos Online at Veoh.com

viernes, 5 de febrero de 2016

RESEÑA SOBRE "NOVEDADES DE LA ANTIGÜEDAD IDEOLÓGICA. MARX-EISENSTEIN-EL CAPITAL", DE ALEXANDER KLUGE

NOVEDADES DE LA ANTIGÜEDAD IDEOLÓGICA. MARX-EISENSTEIN-EL CAPITAL
Alexander Kluge.
Brumaria.
2015.
120 páginas.
8 euros

Este librito, que acompañaba a la instalación videográfica que Kluge presentó en la recientemente clausurada 56 edición de la Biennale de Venecia, añade un puñado de fragmentos más a esa apasionante constelación de ideas que conforma su proyecto en torno a Marx, Eisenstein y El Capital. La videoinstalación, que multiplica en varias pantallas su documental (una auténtica “intervención” televisiva) de nueve horas, se presenta como una resurrección del abortado proyecto eisensteiniano de adaptación de El Capital, una aventura que el cineasta soviético se propuso en 1927, mientras encaraba el montaje de Octubre, y al que tuvo que renunciar dos años más tarde, tras haber involucrado en el mismo a James Joyce, ante la falta de interés y de voluntad económica del Politburó de Moscú, la Gaumont francesa y Hollywood, y en el contexto de crisis financiera que impondría el crack bursátil.

Con su estilo inimitable, la pasión intacta por la mezcla de crónica histórica con pequeños y frágiles relatos de aliento parabólico, y la vocación, afilada por sus otros grandes maestros, Brecht y Adorno, por revertir el signo de los medios de comunicación masivos y la tendencia del poder a absorber y normalizar todo lo que se enuncia a través de sus cauces, el alemán recopila aquí textos e imágenes a modo de declaración de intenciones. Así, lo que sobresale en esta gavilla de pensamientos es la voluntad arqueológica de Kluge, un empuje no exento de ironía (el filtro folclórico de Till Eulenspiegel) que circunscribe la riqueza analítica de Marx y la experimentación artística de Eisenstein a una legendaria Antigüedad; una manera de preservarlos del fango económico y cultural de nuestros días (una forma de olvidarlos); una manera de convocarlos, de reanudar sus utopías políticas, sociales, económicas y estéticas, en tanto que mitos fértiles -una “mina imaginaria” en palabras de Kluge- con los que leer el presente (una forma de recordarlos). Nadie ha quedado más cerca de realizar esas “películas como esferas” de las que hablara Eisenstein que Kluge y Godard.

Reseña de Alfonso Crespo

jueves, 4 de febrero de 2016

UCRANIA EXIGE LA RETIRADA EN FRANCIA DE UN DOCUMENTAL SOBRE EL MAIDÁN Y LA MASACRE DE ODESSA


"UCRANIA. LA MÁSCARA DE LA REVOLUCIÓN" INVESTIGA EL PAPEL DE LA EXTREMA DERECHA EN EL MAIDÁN Y EN LA MASACRE DE ODESSA

La película 'Las Máscaras de la revolución', del director francés Paul Moreira supuestamente distorsiona el funcionamiento de los acontecimientos en Ucrania, ha dicho la Embajada de Ucrania en Francia. Consideran que esta película interpreta erróneamente los hechos y ha pedido a la emisora ​​nacional francesa no publicarlo.

La Embajada de Ucrania en Francia ha solicitado al canal de televisión Canal + que cancele la proyección de la película sobre los acontecimientos del Maidan programados para el 1 de febrero. La solicitud fue inicialmente publicada en la página de la embajada de Facebook, pero más tarde dejó de estar disponible.

Según los diplomáticos, 'Las Máscaras de Revolución,' da 'una imagen falsa y distorsionada de la situación en Ucrania.’

Los representantes ucranianos también han sugerido su propia lista de películas documentales sobre los eventos del Maidan, ‘con la esperanza de que algún día estas películas se muestren en Canal +.’

La sinopsis de la película 'Las Máscaras de la revolución' en el sitio web de Canal + afirma que esta película presenta una especial investigación de los acontecimientos que sucedieron en Ucrania en el 2014. En particular, muestran las acciones de grupos radicales de derecha apoyados por Estados Unidos y la violencia en la sureña ciudad de Odessa, en mayo del 2014 incitado por los ultranacionalistas ucranianos.

Durante el período de rodaje, Moreira, ha hablado con los miembros de tales organizaciones radicales como el Sector Derecho, el Azov y estudiado la influencia de Estados Unidos sobre los acontecimientos de Ucrania.

Fuente: Donipress

miércoles, 3 de febrero de 2016

FOTOGRAFÍAS DE LA BUCAREST COMUNISTA HACE 60 AÑOS


Bucarest en 1956 (fotografias de unos reporteros de la RDA)

En el verano de 1956, en la todavía joven República Popular Rumana (RPR), llegaron a Bucarest unos fotorreporteros de la República Democrática Alemana (RDA), estado también socialista y amigo. En su reportaje, se puede apreciar como los trabajadores rumanos vivían por aquel entonces su periodo de mayor entusiasmo, en la primera década desde su toma del poder, y todavía con la efervescencia del entusiasmo por la sensación de tener el futuro en sus manos por primera vez, y posiblemente única, en la historia de Rumania (la R.P.R. fue proclamada en 1948).

Veamos como era Bucarest en el verano de 1956, una ciudad moderna, con cada vez más presencia de una cultura ya accesible a todo el mundo, no solo a la burguesía, y en una Rumania en pleno camino hacia la transformación en un país donde el bienestar era un derecho para todos y donde eran los productores los que iban a dirigirlo.

Podemos ver a continuación una selección. El resto se pueden disfrutar en la página de Deutsche Fototek, que ha publicado las fotografias hechas por los periodistas alemanes en el 56 como parte de la digitalización de todos sus archivos.

Fuente: Un Vallekano en Rumanía

1956 amplasament bloc romarta 01
Cine soviético, prensa, relajación en el parque

1956 bd 6 martie cinema corso
Dos mujeres llevan hielo a un restaurante
1956 amplasament bloc romarta 03.
1956 restaurant athenee palace 02
Sede del Comité Central del Partido de los Trabajadores (PMR) desde un restaurante
1956 ateneu
El Ateneo reconstruido tras los bombardeos norteamericanos y alemanes de la SGM
1956 lipscani
El agitado centru de la ciudad (Zona Lipscani)
1956 beraria potcoava 01
Los obreros podían ir ahora a las cervecerias del centro de Bucarest

1956 cofetaria lipscani 05
04 1956 balcescu 07
La ciudad es un lugar para vivir: la salubridad se convierte en un servicio público y gratuito
05 1956 balcescu 01
Todo el mundo puede leer: el analfabetismo empezaba a erradicarse
06 1956 balcescu x kirov (dobrescu) 03
Fuentes públicas, papeleras en las calles. Nada semejante era imaginable diez años antes.
08 1956 magheru 02
Tráfico en las principales arterias de la ciudad
09 1956 cinema scala 03
El cine República. En cada barrio, al menos un cine. El ocio empieza a considerarse un derecho de todos.
10 1956 garaj ciclop 04
Garaje Cíclope, antes propiedad de una familia de boyardos, los Bragadiru, ahora público.
12 1956 garaj ciclop 01
Garaje Cíclope, interior: !Viva la Amistad Rumano-Soviética!, !Viva el Partido de los Trabajadores de Rumania, vanguardia de la RP.R!
02 1956 balcescu 05
Todavia existian muchos contrastes. Por ejemplo, en esta foto se ven los  carteles de cine y, enfrente, tres rumanos de origen gitano descalzos y vendiendo flores. El problema gitano fue tratado por la RPR con gran seriedad, como  se puede leer en este blog: La resolución del "problema" de los gitanos en la República Popular Rumana
1956 univ 07
1956 casa oppler - academiei
1956 stad 23 aug 01
Estadio Nacional: el deporte ahora es de todos
1956 parc izvorul rece 11
Los obreros también se pueden relajar en la RPR
1956 man casin 02
Monasterio Casin, ¿no estaba prohibida la religión?
1956 man antim 02
Monasterio Antim
1956 ferentari 01
Barrios recien construidos para trabajadores: viviendas gratuitas y dignas para los que producen (actual barrio de
Ferentari, transformado por el capitalismo en un gheto).
1956 ziare 01
¿No estaba prohibida la presna? Un kiosko con prensa local e internacional en el centro
1956 diversitate
Los intercambios culturales y ayudas al estudio con paises africanos ya había empezado en la década de los cincuenta
1956 cartofi
Mercados populares